Mi vida como voluntaria: El día a día de los voluntarios, por Summer Hales

El desayuno 

Voluntaria Summer con enriquecimiento
Esta soy yo con uno de los objetos de enriquecimiento estructural.

A las 8:30h de la mañana los voluntarios llegamos a Primadomus en “nuestra” furgoneta, nos cambiamos al uniforme de trabajo, cogemos los walkies, el desayuno de los primates y nos dirigimos a los diferentes módulos. Lo primero de todo es controlar que todos los primates estén bien. Una vez contados y recontados entonces ¡es hora de comenzar a repartir el desayuno! Para los Macacos de Berbería (el grupo de Troy y el grupo de Fugitive) tendremos que lanzar la comida por encima de la valla (¡tras una semana haciéndolo se obtienen unos tremendos músculos en el antebrazo!). Para el grupo de Lázaros (macacos de Cola de Cerdo) y los dos grupos de chimpancés (el grupo de Patrick y la pareja Bingo y Antoine) lo que hacemos es entrar en los recintos exteriores antes de darles acceso a ellos (se mantienen a los animales en los recintos interiores) para revisar la cerca y esparcir su desayuno por toda la instalación. Aprovecharemos también para colocar enriquecimiento ambiental.

El enriquecimiento ambiental son objetos y puzzles que les damos que llamará su atención y hará que trabajen para conseguir los premios escondidos. Hace que su tiempo sea más interesante, favorece comportamientos naturales de búsqueda e investigación y hace que usen sus mentes. Esta mañana a Bingo y Antoine, y al grupo de Patrick les dimos unos tubos negros largos y delgados con puré de patatas dentro. Bingo y Antoine, y el grupo de Patrick son chimpancés y este enriquecimiento les incita y alienta a usar palos para sacar el puré de patatas de dentro. Lo creáis o no, este es un comportamiento salvaje. En la naturaleza, los chimpancés usan palos para sacar comida de lugares difíciles de alcanzar, ¡y también para sacar termitas de sus nidos! Los objetos de enriquecimiento que damos a los primates son diferente cada día para hacer que sus vidas sean más variadas y estimulantes.

La limpieza

Voluntario Milo limpiando interiores
Uno de mis compañeros limpiando instalaciones interiores.

Cuando todos hayan sido alimentados y hayan pasado a sus recintos exteriores, es hora de comenzar a limpiar los recintos interiores. Hoy comencé por los de Bingo y Antoine, seguido por los del grupo de Lázaros. Mientras, mi compañero ha estado limpiando los recintos de los titíes y el cuidador ha limpiado las instalaciones interiores de Patrick y Fugitive.

A las 11:00h paramos todos a almorzar, voluntarios y cuidadores. Después de almorzar y antes de regresar a los módulos de los animales, preparamos la comida de los animales. Hoy el grupo de Patrick y el grupo de Lázaros tendrán una comida diferente, adaptada a la climatología, pues hoy hace algo de frío. Esto hará que sea una comida especial ya que es diferente a otros días. Será más interesante, quizá, para ellos.

De vuelta en el módulo, volvemos a romper la rutina de los animales dándoles enriquecimiento ambiental, a esta hora suelen ser objetos que podemos lanzar sobre la valla (¡fuerza y destreza!). Lanzarlos y repartirlos de este modo es una gran manera de asegurarse que todos los animales obtengan alguno de los objetos arrojados. También hace que tengan que buscar y trabajar duro para encontrarlos y conseguir las recompensas. Hoy, al grupo de Patrick (chimpancés) y al grupo de Troy (macacos de Berbería) les dimos “lluvia de semillas”, en este caso de semillas de girasol, dispersadas a lo largo de todo el recinto. Este es un gran enriquecimiento ya que reproduce lo que los animales hacen en la naturaleza: ¡el forrajeo! Para el grupo de Fugitive (macacos de Berbería), el enriquecimiento de hoy son kongs (sí, el mismo kong que les damos a nuestros perros) pero los de los macacos estarán rellenos de miel y semillas. Genial enriquecimiento porque tendrán que encontrar la manera de sacar las semillas del kong. ¡Nadie se queda sin enriquecimiento en Primadomus! Es el turno de los titíes: hoy les dimos pequeños tubos negros colgados de una cuerda, con puré de verduras dentro. Se entretienen un buen rato ideando la mejor posición para sacar la comida y por supuesto en conseguirla toda.

Voluntario lanzando comida
Lanzando la comida por encima del vallado.

La comida

Después de repartir el enriquecimiento toca finalizar la limpieza. Es el turno del recinto del grupo de Troy. Y así, justo al terminar la limpieza, llegamos a la hora de comer para los primates. A esta hora, con los animales teniendo acceso a las instalaciones exteriores e interiores, la forma de alimentar vuelve a ser lanzando y dispersando la comida por encima del vallado. Volveran a tener que buscar y forrajear y les mantendrá otro buen rato ocupados en la tarea de la búsqueda de alimento, tal y como ocurriría en la naturaleza. Cuando hemos acabado de repartir la comida de los primates ¡es la hora de la comida humana!. La hora del comer del personal es un buen momento para ponerse al día con los compañeros y compañeras y averiguar qué más está pasando en Primadomus, ¿tal vez otro rescate?

Después de la comida es la hora de uno de los tareas más importantes cuando se trabaja para el bienestar de animales exóticos en cautividad… preparar el enriqueciendo del día siguiente. Siempre es divertido tener nuevas ideas para mantener enriquecidos a todos los primates, para mí es una de mis partes favoritas del día. Junto con los cuidadores, los voluntarios presentan sus propias ideas para crear nuevo enriquecimiento o también cómo mejorar el enriquecimiento existente.

La cena

Tití en nido
Uno de los titís en su hamaca preparandose para dormir.

Cuando todo el enriquecimiento está preparado, volvemos al módulo para preparar la cena. ¡Esto hace que todos los primates estén muy emocionados! Por la tarde, con los animales separados de nosotros, distribuimos la cena en las instalaciones interiores, así entrarán y buscarán dentro de las instalaciones antes de disponerse a pasar la noche. Cuando entran a cenar es la mejor oportunidad para echar un vistazo a todos los animales. Una vez que todos estén encerrados de forma segura dentro, será el momento de la limpieza de los recintos exteriores, para tenerlos listos para la mañana siguiente.

¡A dormir!

Tras la cena, sobre las 17:30h, es la hora en que los chimpancés hacen sus nidos, los titíes entran en sus madrigueras hechas con pelotas de fútbol y los macacos se apiñan y se preparen para dormir. ¡Para los voluntarios y cuidadores es hora de ir a casa, descansar y prepararse para otro día increíble en Primadomus!

Summer Hales, voluntaria en AAP Primadomus

Mantente al día

En AAP damos a mamíferos exóticos un futuro mejor. Suscríbete aquí para conocer las historias de nuestros animales.