OTRO PRIMATE PROTEGIDO QUE ACABA COMO MONO DE FERIA

AAP Primadomus ha rescatado en colaboración con el SEPRONA una cría de primate víctima del comercio ilegal en un mercadillo en Murcia. Allí era exibida para ser usada como complemento fotográfico. El lucrativo e ilegal negocio del tráfico de especies se alimenta del narcisismo de hacerse un selfie con un animal exótico y compartirlo en redes sociales.

Talapoin Xaria
La talapoina Xaria en ele momento de su decomiso.

Xaria, una joven primate de la especie talapoin (Miopithecus ogouensis), de 5 años de edad, está ya recuperándose en las instalaciones de AAP Primadomus en Villena, Alicante, después de haber sido confiscada por el SEPRONA en una feria de Carnaval en Águilas, Murcia, en el marco de la operación “Amedio”. Esta especie de primate es originaria de Angola, por lo que tuvo que  llegar a España a través del tráfico ilegal. Ella, o sus progenitores, ya que los papeles presentados no corresponden con la edad real del animal. Los primates son animales exóticos, y su comercio y tenencia por particulares está prohibido por motivos de sanidad y seguridad pública y está penado por la ley.

Xaria se encontraba en un puesto del mercado de Águilas ataviada con un abigarrado traje de ganchillo. Los dueños la utilizaban como reclamo turístico para hacer negocio. Contaban con una cámara de fotos y una impresora y, por un módico precio, los visitantes de la feria podían hacerse un selfie con el monito vestido de rojo. Según fuentes de la Guardia Civil, un visitante del mercado se dio cuenta de la terrible falta que se estaba cometiendo y dio el aviso a la comandancia del Seprona en Murcia, que puso en marcha el operativo. Rápidamente contactaron con la Fundación AAP, que mantiene un acuerdo de colaboración para hacerse cargo de primates y felinos en decomisos en los que se necesita una pronta actuación.

Revisión médica de la talapoin Xaria
Xaria al comenzar su revisión veterinaria.

Pilar Jornet, directora de AAP Primadomus, ha declarado que “Xaria presenta los glúteos tumefactos debido al uso continuado de ropa y pañales, algo completamente inadecuado para el bienestar del primate”. Y añade: “Este tipo de casos además de ser ilegales y promover el uso de animales exóticos en espectáculos, fomenta el tráfico de especies amenazadas. Desde AAP queremos aportar soluciones a corto, medio y largo plazo, porque sabemos que el negocio continuará mientras exista demanda”.

La Fundación AAP colabora con la Administración General del Estado para combatir el problema del comercio ilegal de especies que empieza en los países de origen, con el rapto del animal de los brazos de su madre,  y puede acabar de variopintas y crueles maneras, una de ellas, los espectáculos callejeros. En estos momentos la talapoina se encuentra en el área de primera asistencia de AAP Primadomus donde los veterinarios y etólogos le están realizando un exhaustivo seguimiento. Una vez terminada la cuarentena pasará al módulo de socialización y rehabilitación.

Cómo acabar con el problema del tráfico ilegal

AAP Primadomus aporta diferentes soluciones: En origen, con proyectos como Born to We Wild que lucha contra el expolio de macacos de Berbería en Marruecos. En tránsito, ofreciendo a las autoridades asesoramiento, disponibilidad y personal cualificado a la hora de realizar los rescates. En destino, con 22 hectáreas para acoger y rehabilitar mamíferos exóticos en Villena. A nivel social, fomentando  la sensibilización y la educación en materias de bienestar animal. A nivel político, estimulando el debate público, la toma de decisiones y asesorando a los gobiernos europeos a la hora de redactar leyes.

A nivel estatal, AAP Primadomus colabora, junto a otras ONGs, en el Plan de Acción Español contra el Tráfico Ilegal y el Furtivismo Internacional de Especies Silvestres (TIFIES). Las prioridades son: prevenir tráfico y furtivismo, reforzar la legislación, aplicar y hacer cumplir las normas, combatir las actividades relacionadas con el comercio de especies amenazadas y aumentar la colaboración a nivel mundial.

A nivel particular, los ciudadanos tenemos el deber de conocer y acatar las leyes en materia de tráfico ilegal. También de reflexionar y ser capaces de medir nuestro impacto y, ante casos de flagrante incumplimiento, denunciar a las autoridades. En el caso de Xaria la ilegalidad la han cometido los propietarios, los  cazadores furtivos y  los intermediarios de la compraventa, pero la irresponsabilidad es igualmente de todos aquellos que, casi siempre por desconocimiento, decidieron sacarse una foto con el animal.

Mantente al día

En AAP damos a mamíferos exóticos un futuro mejor. Suscríbete aquí para conocer las historias de nuestros animales.