Rehabilitación y cuidado de los animales

Een dierverzorger observeert de wasbeerhondenLos animales que llegan a AAP a menudo tienen un pasado muy traumático detrás de ellos. Los cuidados, la alimentación y el entorno social en el que han vivido hasta llegar a nuestras manos frecuentemente ha sido  diferente a lo que hubieran necesitado: vivir y crecer en un entorno natural. Este pasado tiene consecuencias en su ser que se reflejan no solo en daños físicos sino también psicológicos. En AAP Primadomus recibirán el cuidado profesional que necesitan para que puedan volver a ser "animales". Este cuidado se puede dividir en tres categorías: dieta, cuidado veterinario y control del comportamiento anormal que puedan presentar.

Plan individualizado

AAP dispone de un equipo de profesionales que incluye a veterinarios, etólogos y cuidadores expertos totalmente focalizados en la rehabilitación de los animales, tanto física como mental. Tras su rescate, los animales pasarán un primer periodo de cuarentena donde inician su adaptación a las dinámicas del centro donde además nos aseguramos de la plena rehabilitación física de los mismos.

Debido a su origen (propiedad privada, tráfico ilegal o industria del entretenimiento) los animales pueden llegar con carencias nutricionales o por el contrario con exceso de peso o problemas de dentición debido a la alimentación errónea facilitada anteriormente (dulces, café, refrescos o comida cocinada). Durante este primer periodo se dibuja su plan de rehabilitación personalizado.

Tras dos o tres meses de cuarentena los animales estarán los suficientemente estables y recuperados para poder enfrentarse a la nueva etapa de su recuperación: la socialización. Es entonces cuando salen del edificio de primera asistencia para ser trasladados al edificio de socialización. Aquí, los animales se siguen de cerca mientras son presentados a nuevos congéneres a la espera de que se relacionen con un grupo estable de individuos y ya estén listos para ir a un nuevo hogar permanente. Además, cada año, todos los animales que residen en la Fundación AAP pasan su chequeo médico de seguimiento anual.

LA SOCIALIZACIÓN

Una buena alimentación y cuidados son esenciales para la recuperación de los animales que llegan a AAP, pero esto no es todo, es necesario que vuelvan a relacionarse con otros miembros de su especie y a menudo cuando llegan a nuestras manos tienen el "interruptor de mono" en posición apagada, por lo que deben volver a aprender cómo ser un mono otra vez.

Muchos de los animales que recibimos, son animales sociales. Pero debido a su pasado, sin embargo, no siempre han podido relacionarse e interactuar con otros miembros de su especie por lo que no saben cómo comunicarse o cuáles son las reglas sociales que deben cumplir en presencia de otros compañeros. Todos estos códigos se APRENDEN en los primeros años de vida precisamente gracias al cuidado de sus padres y la imitación de sus compañeros en la naturaleza.

En AAP, estamos convencidos de que los animales sociales solo pueden sentirse realizados y felices cuando conviven con miembros de su misma especie en un entorno adecuado, por lo que nos esforzamos para ponerlos en un determinado grupo.

En el momento en que un mono finaliza su cuarentena da comienzo el periodo de socialización y se traslada a otro edificio. Inicialmente tendrá tiempo para acostumbrarse al nuevo entorno, los cuidadores y la zona al aire libre. En este proceso, los cuidadores observarán su carácter y partir de esta información se decidirá qué grupo o compañeros serán los más adecuados para el nuevo animal. Las presentaciones no serán "a las bravas" sino que el nuevo animal será colocado en una instalación próxima a sus futuros compañeros, donde se podrán ver, oler y oír. Tan solo cuando haya interacciones positivas, los cuidadores integrarán el nuevo mono en el grupo. A menudo las relaciones se inician solo con uno de los miembros del grupo, para luego, gradualmente, introducir (presentar) al resto de compañeros.

Durante todo este proceso, observar y registrar el comportamiento de los animales es fundamental pues muchos monos nunca han visto a otro mono y se puede saber mucho del carácter de un animal observando sus reacciones. Además, a veces hay peleas, necesarias antes de que un nuevo animal tenga su lugar en la jerarquía del grupo y sepa cómo comportarse como mono. Los cuidadores han de seguir de cerca todo el proceso para facilitarlo en la medida de lo posible.

Vlooien

Drie vlooiende berberapen

Java-aap Resysta met verrijkingDESAPRENDER LO APRENDIDO

La mayoría de los monos además, tienen que desaprender hábitos aprendidos. Esto se da especialmente en animales que han sido previamente mascotas o si están acostumbrados a la atención de la gente. El objetivo final es que los animales vuelvan a comportarse de la forma más natural posible, sin prestar atención a las personas. Se trata de un proceso lento en el que no hay interacción con los animales. La finalidad es que busquen apoyo y contacto en sus congéneres y estén totalmente centrados en los miembros de su grupo.

Debido al entorno artificial donde han vivido los animales antes de llegar a AAP (jaulas pequeñas, soledad, etc.) muchos de ellos muestran comportamientos estereotipados (anormales). Para su correcta recuperación es necesario que tengan estímulos diferentes en su día a día, además de socializar con congéneres. Por ello las instalaciones de AAP están naturalizadas y los animales encuentran plataformas, cuerdas y lianas para moverse como lo harían en la naturaleza. Además los cuidadores preparan enriquecimiento ambiental para ellos cada día.

El enriquecimiento ambiental es un conjunto de técnicas dirigidas a estimular conductas en los animales lo más parecidas a las que desarrollarían en la naturaleza. Para ello construyen juguetes y retos que hacen buscar, encontrar y conseguir parte de su dieta.

Enriquecimiento Ambiental

Los animales, en su hábitat natural, tienen un ritmo de vida muy dinámico, pues son depredadores o presas, buscan alimento, defienden su territorio, mantienen relaciones sociales con su grupo, etc. Sin embargo, en cautiverio el estilo de vida se vuelve sedentario, pues sus necesidades primordiales son provistas por sus cuidadores. Eso mantiene a esos animales bajo un estrés constante que puede dar como resultado conductas anormales que pueden repercutir en su salud.

Algunas de estos comportamientos anormales (o comportamientos estereotipados) pueden ser: movimientos rítmicos repetitivos, conductas redirigidas como ataques entre los miembros o automutilación, dormir demasiado, comportamiento pasivo, incremento de la agresividad y desórdenes alimentarios.

Un buen programa de enriquecimiento ambiental nos dará como beneficios:

  • Reducción de comportamientos anormales (estereotipias, agresiones, etc.)
  • Mayor actividad
  • Conductas más parecidas a las naturales
  • Menor número de incidencia de enfermedades
  • Mayor longevidad

El tiempo tarde un animal en ser integrado en un grupo dependerá de su pasado. Por ejemplo, animales que fueron separados de su madre siendo muy pequeños carecen de habilidades sociales, por lo tanto suelen necesitar más tiempo para reaprender cómo relacionarse. Aunque con paciencia y una buena atención casi siempre vuelven a hacerlo.

GRANDES FELINOS, ¿JUNTOS O SEPARADOS?

Dependiendo de la especie de felino éstos serán más o menos gregarios. Por ejemplo: los leones viven en manadas de un macho adulto con varias hembras emparentadas y los cachorros de éstas, mientras que los tigres suelen vivir solitarios, pudiendo compartir territorio machos y hembras, pero nunca entre machos. Las características biológicas de la especie de felino y su pasado marcarán las pautas en su socialización. Ésta tendrá lugar en las instalaciones diseñadas especialmente para ellos. 

Los animales en cuarentena, rehabilitación y socialización necesitan mucha tranquilidad y estímulos adecuados para que sea posible la recuperación de su pasado. Por ello, todos los animales que se encuentran en estas etapas no son visibles durante las visitas guiadas.

Por todo lo anteriormente explicado la visita a las instalaciones de AAP Almere o AAP Primadomus no son libres, sino que es necesario reservar plaza en una de las visitas guiadas organizadas para poder conocer nuestro trabajo. Durante las visitas se conocerán las instalaciones exteriores donde residen aquellos animales que ya se encuentran socializados en grupos estables y esperando a ser reubicados a un nuevo hogar permanente.

Volver a Qué hacemos

 

Aya y Savannah, leonas, AAP Primadomus, Protección y defensa animal