Investigación biomédica

El bienestar de los animales exóticos no domesticados, en especial los primates, queda permanentemente dañado cuando son utilizados para experimentos en laboratorios. La fundación AAP considera a los primates como seres sensibles con conciencia y valor intrínseco, cuyas necesidades deben ser respetadas. Desde este punto de vista ético, AAP se opone al uso de animales en laboratorios. Mientras esto se consigue AAP es consciente de que, dado el actual panorama jurídico, científico y sociológico, no es probable que el uso de primates finalice a corto plazo. Por ello AAP orienta su trabajo, en este campo, hacia la búsqueda de soluciones que conduzcan a la disminución del número total de animales implicados.

Apoyamos la nueva posibilidad legal de ofrecer un retiro adecuado a los animales una vez finalizada su vida en un laboratorio. La legislación europea conoce esto como “rehoming”: búsqueda de un nuevo hogar. Mientras los primates sean utilizados como animales de laboratorio en investigación, la Fundación AAP considera su bienestar como una cuestión de máxima prioridad. Igualmente AAP apoya el enfoque de "yes-unless” (realojar siempre - excepto casos específicos): por principio, la jubilación se considera para cada uno de los animal de laboratorio, a menos que haya razones específicas para no hacerlo. AAP cree que las autoridades y los laboratorios deberían asumir la responsabilidad de garantizar lugares adecuados para los antiguos animales de laboratorio.

Aunque AAP no tiene el conocimiento para poder evaluar si una prueba en concreto es necesaria desde un punto de vista biomédico, sí creemos en cualquier caso que los primates usados como animales de laboratorio deben vivir en grupos y ser atendidos de acuerdo a los procedimientos y criterios acordados. Asimismo desde AAP se trabaja para que los gobiernos y laboratorios sean responsables de elaborar un ‘plan de jubilación’ para dichos animales una vez concluyan los experimentos.

En los Países Bajos la investigación biomédica con grandes simios está prohibida desde 2002, aunque no todavía con otros primates.

España prohibió, igualmente, la experimentación con grandes simios en 2013, aunque todavía está permitido con otros primates.

AAP ha sido uno de los impulsores del Manifesto for Retirement procedures for former laboratory animals (Manifiesto para establecer procedimientos de jubilación para animales de laboratorio).

Leer más sobre nuestras otras programas:

Volver a Incidencia política y Campañas